La voz militante de Chávez y Jaua Milano.

La Tecla Fértil

efdddss
Los venezolanos carecemos de conciencia democrática, Por lo tanto, hay un vacío de identidad con el país, porque es muy limitado el número de constitucionalistas y, dejamos que unos extranjeros nos asesoren en el campo político y territorial. El populismo, en nombre de un progresismo, ha asaltado el Poder, como lo viene haciendo y, precisamente por ello,, nos encontramos en alerta democrática, donde e gobierno bolivariano viene eliminando prioridades al pueblo venezolano.
La pérdida de conciencia política nos ha llevado a una guerra asimétrica, dejando a un lado el Proyecto Bolivariano, por lo que indica, que, no hay nada que festejar. Hay que dejar de lado, las políticas de odio, para enarbolar banderas. En Venezuela no tenemos que imitar ningún programa o proyecto extranjero.

Los militares, han envilecido nuestro ejercicio político civil, quienes me criaron fueron navales, era un orgullo ver a los cadetes vestidos de blanco, retretas y paradas en mi Puerto Cabello, natal. Pero, hoy, hay una facción que, con su discurso excluyente, avergüenza dichas fuerzas y, rompe con el protocolo constitucional, dividiendo prácticamente los territorios liberados por nuestros Libertadores en tres zonas geográficas. Nuestra población civil, no puede trasladar alimentos de un Estado a otro, porque le es decomisado lo mismos, todos los choferes deben cancelar vacunas y el papelón no puede ser trasladado de Los Andes al Centro por los grupos familiares y camioneros andinos, porque pueden ir presos, cuando dicho rublo es algo como nos identifica y es un emblema gastronómico nacional.
De las patológicas formas de nacionalismo presentes en Europa, una jauría que enarbola banderas identitarias, hizo referencia Savater a una más grave y real que la inofensiva, por el momento, que significa Vox: la que gobierna en el País Vasco, resultado del fascismo que aplicó ETA durante años, a imitación del proyecto de Ante Pavelic: un tercio de la población eliminado; otro exiliado; el restante, sometido. Se impuso la identidad nacionalista. La identidad asesina.

Pero, VOX, es gobierno y tiene una representación y ante los desmanes de los protectores del país español y venezolano, debemos aceptarlo en sus normas y deberes.
El 27 de abril de 1974, dos días después de la Revolución de los Claveles, Miguel Torga, extraordinario escritor comunista represaliado por la dictadura portuguesa, anotaba en su diario: «Las instalaciones de la Pide han sido ocupadas. Mientras, en compañía de otros viejos veteranos de la oposición al régimen fascista presenciaba la furia de algunos exaltados que reclamaban la muerte de los agentes, acosados en su interior, y destrozaban sus automóviles, pensaba en el hecho curioso de que las verdaderas víctimas de la represión raras veces ejecutan la venganza. Tienen un pudor que les impide manchar su sufrimiento. Son los otros, los que no sufrieron, los que se exceden, como si no tuviesen la conciencia tranquila y quisieran alardear de una desesperación que nunca sintieron».
Cada vez que veo rebrotar el antifranquismo retroactivo recuerdo aquellas líneas. E inmediatamente se impone la pregunta: ¿Dónde están los franquistas? Si nos atenemos al número, hay pocos. No llegaban a mil personas las que se concentraron en julio pasado en el Valle de los Caídos para protestar contra la exhumación de Franco. Esa es la exacta medida de quienes reivindican al dictador. Seguramente es el criterio más inequívoco para identificar franquistas. Pero no el único.
Quienes motivaron a Chávez y a Arias Cárdenas, le dejaron luego y la República no se pudo levantar, la V languidece y el presidente Maduro Moros, hace todo lo contrario de lo emanado en el libro azul y Legado de La Patria.
La estrategia más extendida sostiene que la atribución de «franquista» no es cosa de los franquistas sino de los antifranquistas. En Cataluña se aplica por sistema. Hace apenas un corto tiempo, en el Parlament llamaron «facha» a Joan Coscubiela, en aquel momento parlamentario de Catalunya Sí Que Es Pot, y no descarto que a Torra, abucheado por los CDR hace apenas unos días, le haya llegado ya su hora. En Cataluña, si ha de hacer caso a ese criterio, salvo el último administrador del sambenito, todos fachas. Ya ven, nuestra identidad.

Elías Jaua Milano, con mayor capacidad que Aristóbulo Isturiz en el Ministerio de Educación, hizo el papel en corto tiempo de mejor ministro y ante el gabinete ejecutivo se pronunció por el respeto a las cláusulas contractuales, como buen comunista y sociólogo, sabe administrar la verdadera justicia social, es uno de los pocos que lleva en su alma, la savia y esencia de Hugo Chávez Frías en amor por su pueblo. Fue expulsado y sacado por quienes no desean un Poder Comunal en Venezuela, las bases. Me refiero al clan militar que, nos hace recordar a Franco, poco tiempo después de su muerte.
En todo caso, hay una singularidad en los franquistas involuntarios: consideran «franquista» un insulto. No es la única. También reclaman olvidarse de Franco. Una rareza: no hay leninista que se olvide de Lenin ni católico que pida que diga que dejemos a Jesucristo en paz. No es irrelevante. La disposición nos recuerda que el relato ganador, de todos, es el de la democracia. Algo indiscutible. Y verdadero: nuestras leyes consagran exactamente valores contra los que Franco se sublevó. Franco, en las ideas, fue derrotado.
Maduro, en las ideas, siempre es derrotado.

Y ahora, la demostración, por contraste, de la derrota: sustituyan «Franco» por «ETA» en distintos contextos. A ver si encuentran relatos en las escuelas que entiendan y den voz a la sublevación militar, fachas recibidos en parlamentos y universidades, pueblos aplaudiendo y votando a falangistas y donde se intimida a quienes combatieron la dictadura. Ni un caso. Mientras la mención a Franco ensucia lo que roza, desde la idea misma de España hasta los pantanos, ETA ha dejado impoluta a la izquierda abertzale, al País Vasco y, también, al nacionalismo, el ideal que invocaron para asesinar.
Por supuesto, todo puede cambiar. Pero, de momento, entre quienes reclaman acabar con nuestras instituciones democráticas hay más antifranquistas profesionales que franquistas. La explicación del antifranquismo sin franquistas, me temo, hay que buscarla en otra parte. Quizá en que, a la vista de que el capitalismo ha resultado un titán, haya que pasarse por la tele, una vez más, la victoria de la Champions. Quizá en los versos de Cavafis: «¿Y qué va a ser de nosotros ahora sin bárbaros? / Esta gente, al fin y al cabo, era una solución».
Ha sido todo lo que se puede ser en Política. Diputada por la UCD en las elecciones generales de 1977, la primera ministra de la Democracia y por supuesto, alcaldesa de Sevilla. Soledad Becerril (Madrid, 1944) ha recopilado todas sus vivencias en ‘Años de soledad’ (Galaxia Gutenberg) con las que pretende reivindicar la Transición frente a aquellos que se empeñan en desprestigiarla.

“El silencio, como supongo que ha sido el caso de otras personas que han visto de cerca crímenes, horrores y abusos, no es por causa del olvido o la desmemoria. Para mí es justamente lo contrario: es el dolor, quizás el trauma o la huella que me han dejado lo que hace que me cueste volver a ello. Conservo una caja verde con una etiqueta que dice: Alberto y Ascen. No la abro desde que un tiempo después del atentado guardé en ella documentos que son la memoria de aquel día. La caja contiene también las declaraciones del 23 de marzo de 1998 de los autores del atentado en la comandancia de la Guardia Civil. Las actas describen también cómo se movían por diferentes ciudades para vigilar a cargos del PP y cómo actuaron el 30 de enero en Sevilla”.
En el porteñazo, estaba abajo, entre Las Tejerías y Rancho Grande, por el Cerro donde estaba el Fortín Solano, se veía correr la sangre de inocentes soldados que fueron motivados por incipientes marinos, carentes de ideología y sin ubicación del tiempo. Más allá, La Alcantarilla. En una reunión de Misión Sucre en un gran salón, una alumna que vendía café trató de vociferarme y una docente, – me sorprendió- la mando a callarse porque no me conocía, al otro día, trajo una foto, donde siendo un niño bajaba arrastrado un soldado sublevado por las torrenteras de sangre y arriba se escuchaba entre las faldas del cerro, las bombas dejadas por los aviones a favor del gobierno.
Los comunistas de hoy, son oportunistas. Desconocen la realidad de las batallas, aquella joven seguirá vendiendo café, ha perdido la mitad de su peso corporal y sus compañeros de militancia, la dejaron sola, olvido que yo era su profesor de Ciencias Políticas y que el programa era cubano y las notas, las lleva el docente.
Así, dejemos a Franco en Silencio, no utilicemos la imagen de Chávez, cada uno debe ser como es y, Maduro debe levantarse con sus pies de barro, aunque ya no hay tiempo, el mal asesoramiento escabullo su horizonte.
Así en España, apareció VOX, el silencio, cubre a Miraflores, ya no está Chávez Frías.
Nosotros, los venezolanos de la mayoría constitucionalista, ¿cómo pensamos festejar el 31 de diciembre? ¿Yéndonos de puente? La Constitución mandó a las tinieblas a una Dictadura. Somos Repúblicos, de la patria de Bolívar, de la Gran Colombia.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Taiwán, una clave para USA y China.

Asidero

78ui

¿Por qué los gobiernos españoles, desde la Transición, han cedido continuamente ante las pretensiones de los que primero se llamaron catalanistas, luego nacionalistas, luego soberanistas y, por fin, separatistas? He aquí, Uno de los graves problemas de la democracia es el corto horizonte temporal que impone a los políticos un nuevo deber en esta época de depresión económica. El elector medio sólo se preocupa por el presente y el futuro muy inmediato.  Más ahora, cuando los presidentes populistas se encargan de regalar dinero inorgánico que no es respaldado por los medios de distribución. Los políticos miopes son los que ganan elecciones.  Jamás se han leído un texto sobre Ciencias Políticas, menos a los antiguos griegos y las nociones de ejércitos persas que se conformaron en el tiempo en Imperios. Los políticos con visión grande (Roosevelt, Churchill, De Gaulle, Adenauer) triunfan sólo en las grandes crisis: en el transcurso normal de la vida política, los visionarios se quedan en la cuneta y gobiernan los que simplemente aspiran a salir del paso. El político miope, como Chamberlain, cuyo slogan era “Paz en nuestro tiempo” (es decir, ahora mismo, cueste lo que cueste, pero salgamos del lío de momento, sin pensar en el futuro), que en 1938 cedió ante Hitler, abandonando Europa a su triste suerte, fue recibido con fervoroso y masivo entusiasmo en Inglaterra cuando volvió de Múnich de “dialogar” amistosamente con el Führer y de obtener unos cortos meses de tregua. Un éxito parecido esperaba obtener sin duda el presidente doctor Sánchez cuando “dialogó” en La Moncloa con el president Torra, que ostentaba el churro amarillo en la solapa para escarnio del sistema judicial español. No importa, hombre, lo que buscamos es “paz en nuestro tiempo”. Hoy. Mañana, Dios dirá.

A nadie les interesa las resultantes del mundo financiero y económico.

Y así resulta que tanto el PP como el PSOE llevan cuarenta años inclinándose obsequiosamente ante las embestidas del separatismo. Uno, «no quería líos»; el otro, dice que quiere “normalizar la situación en Cataluña”, como si “normalizar” fuera consolidar la división entre catalanes y el aplastamiento de los no separatistas. Pero lo que de verdad quiere el doctor Sánchez es continuar haciendo equilibrios en la cuerda floja a ver si se le ponen bien las encuestas. Un ingenuo pensaría que, si las elecciones dieran la victoria a los socialistas, cabría la esperanza de que este partido, libre ya del chantaje de los separatistas, fuera menos servil hacia ellos. Pero hay razones muy poderosas para desconfiar. En primer lugar, lo más probable es que, aunque el PSOE avanzara en las elecciones por la ventaja que tiene el que ostenta el poder, no consiguiera dejar de depender de los votos separatistas; o de Podemos, que viene a ser lo mismo. En segundo lugar, aunque Sánchez lograra mayor holgura en las Cortes, su política territorial no cambiaría gran cosa, porque carece de la visión y la valentía necesarias para enfrentarse con el separatismo. Además, aunque su ideología sea vaga y nebulosa, y le impela a desdecirse casi diariamente, ha repetido con insistencia dos frases muy reveladoras: que el “modelo educativo catalán” es un éxito y que España es una «nación de naciones». En esto último ha sido secundado recientemente por su ministro de Asuntos Exteriores, que ha aprendido enseguida de su jefe el arte de desdecirse.

Pero Vox, les dio un escarnio y seguirá subiendo a medida que exista una vivencia republicana en su seno.

 

Lo de la “nación de naciones” es un dislate que revela absoluta ignorancia de la historia del siglo XX, cuando las tres “naciones de naciones” europeas (Imperio Austriaco, Yugoslavia y Unión Soviética) se desmembraron entre episodios de gran violencia y sufrimientos. ¿Desea el doctor Sánchez un destino similar para España? Pues, con todo, de las malas ocurrencias de Sánchez, ésta no es la peor, porque, al fin y al cabo, aunque el sistema de las autonomías se está deslizando por la pendiente de la desmembración, aún no estamos en ella, y para llegar a la etapa final, la de la “nación de naciones”, habría que salvar aún algunos obstáculos parlamentarios y judiciales.

La peor de todas las ideas de Sánchez (y ya es decir) en materia de política territorial es la de que el «modelo educativo catalán» es un éxito; es una idea pésima porque ese modelo ya existe y funciona a pleno rendimiento. Y, bueno, en cierto modo, sí, es un éxito; es un éxito para el separatismo. El sistema educativo catalán, tratando al español como un idioma extranjero secundario, y adoctrinando a los alumnos desde su más tierna infancia en el odio a España y en la “formación del espíritu nacional” catalán, es realmente, la célula madre del separatismo. Gracias a él, cada nueva generación es más separatista que la anterior, de modo que los hispanófobos no tienen que inquietarse; les basta un poco de paciencia y seguir agitando el cotarro.

Pero, todo lo que influye en Cataluña se refleja en Venezuela, esto, viene desde la colonia porque estamos ligados por la historia política y territorial, jamás nuestra cultura será persa, egipcia, iraní, norteamericana, inglesa o rusa. Son idiomas, costumbres y etnias totalmente diferentes.

Los hijos de los enchufados venezolanos e hijos de los ministros- como ellos- nunca conocieron en su conciencia un contenido referente a izquierda o revolución, de allí, las contrariedades en el campo monetario interno y las diferencias con los países que comercializan con nosotros. Es una lucha fuerte con la ignorancia por la complacencia.

la barrera entre Cataluña y el resto de España es cada vez más alta. Por eso los separatistas ponen el grito en el cielo cada vez que se habla de restaurar el modelo de bilingüismo constitucional. Saben que el «modelo educativo catalán» constituye la llave infalible que, más pronto o más tarde, abrirá la puerta de la desconexión, y se aferran a él con uñas y dientes. La fórmula la inventó Pujol: escuela en catalán y, como dice el citado corresponsal, con un tinte nacionalista (a nationalist tinge; pero tinte es una palabra muy débil), los medios de comunicación al servicio del separatismo, lanzando consignas y aireando agravios imaginarios (nos odian, nos roban, nos oprimen, nos encarcelan, etc.) Para los discípulos de Goebbels, una mentira mil veces repetida se convierte en verdad, y así ocurre en la Cataluña de hoy. La historia que se enseña en las escuelas catalanas es goebbelsiana pura. Por ejemplo: el franquismo sólo oprimió a Cataluña, la Guerra Civil fue una guerra de España contra Cataluña, lo mismo ocurrió en la Guerra de Sucesión, Cataluña es una nación y España no, Cataluña es la nación más antigua del mundo, porque ya lo era en el siglo XI, Cataluña también era una nación democrática y fue la victoria de Felipe V de Borbón lo que mató en flor aquel glorioso proyecto, Cataluña fue oprimida por Felipe V y sus sucesores, el catalán es una lengua perseguida en España (que es, dicho sea de paso, el único país, con Andorra, donde se habla, porque en Francia y en Italia se habló, pero ya prácticamente ha desaparecido. Es igual: es en España donde se oprime al catalán, y no hay más que hablar -en castellano, por supuesto-). Todo esto, y mucho más, es rigurosa y clamorosamente falso, y sin embargo todos los días se les enseña ex cathedra a los niños catalanes.

El remedio a esta situación no tiene por qué ser violento. No hace falta policía, ni menos tanques (como querrían los separatistas). Bastaría con que el gobierno español dejara de subvencionar, en Cataluña y en toda España, las escuelas que no cumplan con el bilingüismo constitucional, que desacaten las sentencias de los tribunales, y que enseñen esa historia del “tinte nacionalista” que lava el cerebro de los niños catalanes y los llena de odio hacia el Estado que patrocina esas escuelas que lo denigran cinco días cada semana. El modelo educativo catalán será un éxito para los dos millones de votantes separatistas; pero para los restantes 44 millones de españoles, en especial, claro, para los catalanes no separatistas, ese modelo es una calamidad desastrosa y una constante amenaza. ¿Lo entiende usted, doctor? ¿O se lo explico con un gráfico y en números?

Mis abuelos, eran canarios y sufrieron la presión del Generalísimo Franco en todo el territorio africano, tuvieron que salir los ocho hermanos con una sola muda de ropa y ubicarse en un pueblo de Carabobo, llamado San Esteban para comercializar café y rublos cultivados al lado del río y cuya vía era el camino de los españoles y para transitarla era en burros, mulos y caballos, ahora ese espectro se renueva porque la izquierda, la falsa quiere sembrar contenidos sucidas en ese espacio territorial de antaño y borrar lo que resta de los fundamentos de la República.

Dejen tranquilo a Estados Unidos de Norteamérica, China no se puede deslindar del gigante norteamericano, menos Rusia. Taiwán es la clave hacia el futuro y no se van a pelear por las deudas contraídas entre sí por la vía comercial.

En Una tumba para Boris Davidovich, el estremecedor libro de relatos del escritor serbio Danilo Kis sobre el fanatismo, uno de los personajes le refiere a su interlocutor que le convendría conocer una tradición de los entierros judíos. Antes de sacar el muerto de la sinagoga para conducirlo al cementerio, un servidor de Jehová se inclina ante el fallecido, lo llama por su nombre y le advierte en voz alta: “¡Debes saber que estás muerto!”.

Algo similar ocurrió en las incesantes colas ante el cadáver del dictador Franco, cuando algún antifranquista se armó de valor y disimulo acercándose a la capilla ardiente del Palacio de Oriente para verificar con sus propios ojos tal defunción. Aun así, en medio del parto con dolor de la Transición, muchos no las tenían todas consigo. Tanto que un recalcitrante franquista como Vizcaíno Casas se forró el riñón de oro novelando la resurrección de Franco al tercer año de su deceso.

Paradójicamente, al cabo de cuarenta años de aquel éxito de ventas, ya no son los añorantes franquistas de ultratumba quienes reviven a Franco, sino una izquierda retro progresista la que remueve sus restos y da vida a un fantasma con el que asustar como ocurre en Bélgica con el malhadado duque de Alba. Nostálgica de lo que le hubiera gustado que hubiera sido y no fue, esa izquierda retrógrada enmienda la plana a aquella otra izquierda que coadyuvó decisivamente al arribo de la democracia al ser mucho mejor que ésta que habría arruinado la Transición.

En parangón con la peregrina iniciativa de Escolta, Franco, por la que el Ayuntamiento de Villafranca del Penedés situó un busto retirado del dictador para que todo al que se le antojara insultara al déspota, un Gobierno en apuros rescata el espectro del dictador al que ya se había borrado de la memoria. De paso, su antifranquismo a deshora relanza El Valle de los Caídos como lugar de promisión de quienes ahora preguntarán, en vez de por el túmulo de Franco, por su cenotafio, esos sepulcros vacíos en los que la antigua Grecia conservaba el alma de los desaparecidos. Una forma de hacer presente a El Ausente. Es lo que media entre la pena ojerosa de Arias Navarro -“españoles, ¡Franco ha muerto!”- y la alegría pizpireta de la vicepresidenta Calvo: “españoles y españolas, ¡Franco vive!”.

Pero, dejemos a Franco tranquilo, o es que Sánchez y Pablo Iglesias desean residenciarse en esas viejas construcciones castillescas que siempre le dieron vida a España desde el colonialismo.

Retomando la mórbida necro política de Zapatero, Pedro Sánchez exhuma los restos por conveniencia del momento y en una maniobra de distracción para escamotear sus concesiones inadmisibles a sus socios separatistas y podemitas, quienes posibilitaron la moción de censura del cautivo de La Moncloa con sus raquíticos 84 escaños en un hemiciclo de 350. Agitando el espantajo de Franco, sustrae la atención sobre esos lesivos consentimientos.

Desde Zapatero en adelante, el PSOE prefirió ser hijo de la Guerra Civil más que padre de la Transición, huérfana de repente tras ser la envidia de otros países

De un lado, con quienes perpetraron el intento de golpe de Estado del 1-O en Cataluña, a los que entrega la calle para poner boca abajo los retratos del Rey colgados de las espadañas, o para fijar amenazantes horcas amarillas en las marquesinas, mientras desprotege a los constitucionalistas y señaladamente al instructor de la causa golpista, como si el juez Llarena fuera parte en un pleito entre particulares, y no una causa de Estado; de otro, menoscaba las instituciones allanándose a un Podemos bolivariano que ha hecho de la democracia venezolana una dictadura de miseria y crimen. Cuando el podemita Echenique habla de mayoría espuria del PP en el Senado   e Iñigo busca distanciarse, evocan el fantasma de la asamblea constituyente del déspota Maduro para sustraer la representación legítima del pueblo venezolano.

Sánchez y sus aprendices de brujo monclovitas se valen de los huesos de Franco para municionar, además, una campaña hasta final del año y quién sabe si repetir la jugada zapateril de convocar comicios rondando el 20-N, fecha de la muerte del dictador, a quien rinden tributo empleando el instrumento jurídico de las dictaduras: el decreto ley. Todo un desafuero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Mi última navidad en el desierto campamento

Fuente Literaria.

67y

Esta navidad, he dormido entre pajas. Ya tu voz se aleja de mis oídos

Y el calor me abraza, entre flores y rosas, pero mañana, he de abrigarme

Bajo el manto suave de tus senos.

 

Hermosa mi niña, camina hacia el Castillo, donde vuestra madre, espera al niño de Belén,

Has dejado un tierno llano en mi alma y, entre tus brazos y pechos envidio tu riqueza

Que revela a mi alma, el descanso de tu paz.

 

Te he buscado, en esta dichosa noche, me encuentro envuelto en mantillas pobres

Y deseo la lumbre de tus manos para enamorarme, de tus aires de mujer.

 

Más allá, las castañas asadas en la hornilla, anuncia la tarde, en un diciembre del adiós,

El sol es liviano, pero, deja sus surcos en la vida. Somos viajeros del otoño,

Con su corazón arrugado y, el olvido su afán.

 

Me voy con el vuelo de las aves, el agua del aljibe, las sombras que corroen mi alma

Es la tierra que se renueva, junto al amanecer, es el aroma de las acacias silvestres,

En flor, que crecen junto a los jarales encinas y las amapolas.

 

No se escuchan las voces trovadoras, somos almas viajeras, estoy al desamparo

En las cercanías, son muchas horas muertas.

 

Emiro Vera Suárez, diciembre 2018

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cuba, deuda impagable y enclaustrada en un socialismo ambivalente

La Tecla Fértil

 

21616349_691779397689306_4277222814654317896_n

La trampa está tan fabulosamente escondida que la izquierda no la descubrió, ¿o es que no le importa? La jugada está en que las relaciones de poder no se expresan verticalmente entre las clases sociales, sino horizontalmente entre las mayorías sociales y no hay que ser muy inteligente para entender a quién le puede servir una teoría así. A lo mejor sea por esa razón que estas ideas ocupan un lugar hegemónico en los claustros universitarios, en donde se preparan los militantes de la nueva izquierda.

 

El detalle de que el Poder se manifieste de manera horizontal no es menor, ya que no deja lugar a la clásica división entre dominadores y dominados, en este caso el Poder se presenta en cada individuo, siendo este tanto receptáculo como vehículo de las relaciones de poder, todos seríamos, en teoría, agente y producto del poder. De esta manera, se entiende que el poder se encuentra en todas partes, que lo atraviese todo y sea accesible a todos.

 

Esta visión del Poder, además, no es singular, como podría ser el poder fáctico del Capital, sino que se expresa por medio de una multiplicidad infinita de relaciones que atraviesan la totalidad de la estructura social. Es más, no solo el Poder atraviesa a esas relaciones, sino que… ¡Las constituye! La existencia de esos micropoderes ejercidos en el plano individual del sujeto, actúa a través de pequeñas instancias personales diseminadas a lo ancho de la sociedad, procediendo a través de ésta capa por capa, pliegue por pliegue, según Foucault: “…cuando pienso en la mecánica del poder, pienso en su forma capilar de existencia, en el punto en el que el poder encuentra el núcleo mismo de los individuos, alcanza su cuerpo, se inserta en sus gestos, sus actitudes, sus discursos, su aprendizaje, su vida cotidiana.”

Se trata de la construcción de un relato, porque una vez desarrollado el discurso de la microfísica del poder, este filósofo pasa a una segunda fase en su obra “Vigilar y castigar”, en ella se habla de la sociedad directamente como un “archipiélago carcelario”. Los cuarteles, las fábricas, las escuelas, los supermercados, y todos los escenarios de la vida social, son entendidos como dispositivos de Poder y control. Una persona racional se preguntaría si podemos prescindir de esos escenarios de la vida pública, ya que al mismo tiempo uno se da cuenta que la crítica a quien ejerce el poder, va en dirección de criticar por el mero hecho de existir el poder.

 

Quienes regaron ríos de tinta sobre el fin del Estado deben ir ahora a preguntarle a Trump y a Vladimir Putin, de qué se trata. El retiro del Estado en el mundo neoliberal fue retiro de protección social, de políticas de bienestar. Nunca redujo los ejércitos, los aparatos represivos, los controles de frontera. El fin de los estados era parte de un gran relato que alimentaba un neoliberalismo global.

La globalización realmente existente dio creciente libertad a los flujos del capital financiero y al comercio internacional. Colocó barreras crecientes a los desplazamientos de personas. Nunca se globalizaban los derechos. Cuando unas fronteras se debilitaban (como las internas de Europa) otras se fortalecían (como las de Europa con el resto del mundo). Los desperdicios humanos de la fiesta de la globalización son condenados de la tierra, con condena a muerte en el mar mediterráneo. Lo políticamente correcto y la supuesta universalidad de los derechos humanos tambaleaban ante su evidente falta de concreción. La contradicción se resolvió en una dirección.

Por ahora, momentáneamente. Nada es para siempre. La globalización tal como la conocimos ya no volverá a existir. Viviremos en otro mundo, se vienen otras oscuridades. Habrá otras disputas. Las utopías de igualdad deberán tener la potencia de reinventarse, sin falsas promesas, sin tantas inconsistencias, sin esa inmensidad de desigualdades.

Un lector, llamado Boris Jiménez me escribió a mi correo electrónico y que dejase de escribir bobadas, tengo desde los trece años escribiendo incoherencias, según él. Tengo, todos mis trabajos recopilados en viejos albúmenes de fotos, recortaba y pegaba de una manera mecanizada, un viejo escritor contratado por la Editorial Grijalbo me enseño a subrayar mayúsculas y acentuar en una máquina de la Reuter, a su vez, colocar signos de puntuación.

Mis artículos en los distintos diarios que labore nunca fueron cuestionados, menos mis poesías y relatos. Pero, hoy, contamos con una población inoperante y solo llevan un ropaje de maniquíes, son utilizados por una gendarmería militar y civil, bajo el lema y falsedad de una izquierda. Porque el comunismo y el socialismo quedaron atrás, en esa fase histórica, la cual fue tomada por los paramilitares y narcotráfico para tener una sola oportunidad de sobrevivir, solo busco que tomemos conciencia de una realidad histórica.

La sociedad venezolana en común, dejo entrar a un espectro que nos daño de una manera muy vertical, pero, era el único camino y riesgo que habían tomado los militares para acceder al Poder y controlarlo, ahora nos gobiernan, cuando su lugar es el cuartel y las fronteras, para eso, estudiaron. Para ser custodios de la República y, nosotros ser Repúblicos.

Necesitamos interpretar el mundo para transformarlo. Precisamos entender y debatir la etapa histórica. Para El Club Bilderberg reúne cada año a los representantes del poder real global. Unos 130 líderes de la más alta élite financiera, empresarial, política, académica y de los medios de comunicación del primer mundo, fundamentalmente de Estados Unidos y Europa. En Bilderberg se discuten y coordinan las políticas que se aplicarán a nivel global y se resuelven diferencias entre los distintos proyectos de dominación global en pugna.

CEO’s y dueños de los principales bancos y corporaciones como Goldman Sachs, Barclays, Lazard, JP Morgan Chase, Rothschild, HSBC, Google, Shell, Exxon, British Petroleum, Bayer, Nestlé, PRISA, Ericsson, Fiat Chrysler, Hewlett Packard, etc. coordinan acciones globales junto a representantes de la alta nobleza europea y los líderes militares de la OTAN y de servicios de inteligencia como la CIA.

 

El número de invitados es bastante representativo de la élite global, si consideramos que de acuerdo al trabajo titulado “Una economía para el 99%”, solo 8 ultrarricos poseen el equivalente a la riqueza de más del 50% de la población mundial, 3800 millones de personas.  Y el 1% de los más ricos son propietarios de una riqueza mayor a la del 99% restante.

 

A las reuniones anuales del Club Bilderberg, que se realizan con casi nula cobertura periodística, a puertas cerradas, con debates y conclusiones secretas, y con gran contingente de seguridad, se puede asistir solo mediante invitación.

 

Es la OTAN la que ambiciona convertirse en un gobierno mundial oculto capaz de perpetuar el statu quo internacional

La globalización ha multiplicado los contactos entre los seres humanos de culturas diferentes. Pero ese puro contacto no permitió que aumente en nada el conocimiento acerca de esos “otros”. Y cuanto mayor desconocimiento hay sobre personas con las que interactuamos, mayor es temor que sentimos ante sus acciones y potenciales reacciones. Todo musulmán puede ser visto como terrorista, todo colombiano o mexicano como narcotraficante, todo “otro” como peligro. Receta explosiva: coloque varias alteridades, estigmatice, aumente la interacción, impida el conocimiento de esos otros y producirá temor.

Así, junto al contacto, el miedo se expandió por el planeta. En más de un caso se convirtió en pánico. Pánico al otro, a esas alteridades presentes e incomprensibles. La globalización no permitió ni permitirá ninguna comprensión. El mercado garantiza el contacto y más contactos. Pero no sabemos la lengua del otro, ni sus creencias ni sus ilusiones ni sus sufrimientos.

El otro está omnipresente y la ignorancia del otro es absoluta. Sólo políticas deliberadas, por parte del Estado y de organizaciones de la sociedad civil, podrían promover la comprensión. Ante la ausencia de esas políticas, o a su fragilidad, ahora ha triunfado la incomprensión. Y por goleada.

Las sociedades centrales están eligiendo para que los gobierne a dirigentes que prometen sacarlos de una excesiva integración, de un libre comercio que suponen perjudicial y de una creciente desigualdad acompañada de discursos llamados “políticamente correctos”. Una inequidad inédita acompañada de una supuesta tolerancia donde todos deberíamos ser iguales. Si vibraba un cosmopolismo con muros, bombardeos, terrorismo y racismo. ¿Por qué no probar sin el cosmopolitismo?

¿Y a qué viene tanta bronca? Las promesas no se han cumplido. Los beneficiarios de la globalización son unos sectores minoritarios a costa de sectores mayoritarios en muchos países. La desigualdad, en especial con la ínfima plutocracia, llegó a niveles exasperantes en estos 35 años del “fin de lo historia”. Una desigualdad que genera sensaciones múltiples. Y que resulta cautivante para amplios sectores. Los desencantados de la teoría del derrame también pueden querer ser gobernados por el dueño de la botella.

Todas las promesas fueron puestas a prueba en los 25 años de la revolución tecnológica que más ha transformado la vida cotidiana. Las redes, la televisión con las noticias del mundo, el turismo y las migraciones han multiplicado la conciencia de contemporaneidad, la conciencia de que convivimos, nos guste o no, con muchos otros en este planeta y en nuestra zona de residencia.

Es que la globalización realmente existente puede ser verificada en cualquier smartphone: con mil millones de usuarios de Facebook de decenas de lenguas diferentes, ¿cuántos de los “amigos” reales son del mismo país y hablan nuestra misma lengua? Las redes permiten una interconexión infinita. Pero no existen las condiciones sociales y culturales para que esa comunicación se lleve a cabo. Sólo estamos conectados “entre nosotros”, quizás con algún cosmopolitismo muy parcial.

Donald Trump y Vladimir Putin, Ya lo expresaron. Jamás serán socialistas o comunistas porque el ejemplo, es Cuba. Su deuda es impagable y es un país arruinado con más de treinta azucareras en desuso y plantaciones de bananas arruinadas por el propio Estado y, los pocos españoles, italianos y franceses que quieren colaborar con la industria del  turismo, no encuentran como comenzar a generar estabilidad y riquezas moderadas a la familias cubanas.

 

Recordemos que la caída del Muro de Berlín no fue el primer síntoma de que podía derrumbarse la Unión Soviética. Hubo muchos hechos relevantes, antes y después. Del mismo modo, hay un amplio listado de casos que muestran, con distinto nivel de efectividad, que las naciones y los nacionalismos regresaron a la escena internacional. Muy cierto es que los primeros años del siglo XXI mostraron un resurgimiento de nacionalismo y de intervención del Estado en América del Sur. Pero cuando ese ciclo, conceptualizado por Perry Anderson como una “excepción global”, a veces llamado “populismo” o “nacionalismo” de “izquierda” está llegando a su fin, los nacionalismos pasan a dominar la escena política mundial. Había experiencias por izquierda que no lograban concretarse como el caso griego o el de Podemos en España. Más potente en cambio era el crecimiento de la xenofobia, el nacionalismo y la derecha política en países tan cruciales como Francia y Alemania. Pero el Brexit y Trump son disparos mortales a la globalización

 

Fín de todo.

 

El gran relato de que íbamos rumbo a un mundo cada vez más integrado, con bloques regionales sólidos, donde los estados nacionales irían desapareciendo y serían reemplazados por ciudadanías regionales fue el discurso dominante a fines de los noventa y persistente a inicios del siglo. Se fue apagando en los últimos años. Desde ahora, es un discurso directamente absurdo, sin sentido, desconectado por completo de los sucesos políticos. El mundo en el cual ese gran relato era audible ha dejado de existir.

El triunfo de Donald Trump puso fin al gran relato del mundo integrado. Los nacionalismos pasan a dominar la escena política global. Las sociedades centrales eligen gobernantes que prometen romper lazos y proteger las fronteras. Mientras el mercado y las redes sociales garantizan más contactos, desconocemos la lengua del otro, sus creencias y sus ilusiones. Le tememos. Las elecciones en Estados Unidos pusieron fin al mundo nacido tras la caída del Muro de Berlín, dice Alejandro Grimson.

La globalización llegó a su fin, al menos como la conocimos en los últimos 25 años. La promesa de fabricar la Muralla es apoyada por las masas en países centrales. Al triunfar en los Estados Unidos, ya nada será igual. El mundo que conocimos dejará paso a una nueva etapa histórica. ¿Alguien quería cambiar el mundo? Ahora cambió, para peor. No será peor porque hubiera algo maravilloso en la globalización realmente existente. Aunque parezca increíble, ahora vamos a constatar –como si hiciera falta- que todo siempre puede ser peor.

A partir la caída del Muro de Berlín surgió un gran relato. Uno que venía con la trampa de que se habían acabado los grandes relatos. Se anunció el Fin de la Historia, nada menos. Y también de otros “detalles” que habían expirado: las ideologías, las naciones, los estados, las fronteras. El listado era extenso y la afirmación abrumadora: 1989 no habría una nueva etapa de la historia, sino que dividía el tiempo en simplemente dos. Era una etapa histórica que se negaba a sí misma como tal, como una etapa más, con su inicio y su fin. Pero con el triunfo de Donald Trump sonó su fin. Terminó de una vez y para siempre el “fin de la historia”, el “fin de las naciones” y de las “fronteras”.

El militarismo, ocupa el escenario, nuestras bravuconadas dejaron ese rastro, por nuestras incongruencias. Es el momento de integrarnos en Comunas, despojándonos de las arbitrariedades políticas y económicas, es la última fase del mundo multipolar, ya esto, lo entienden los franceses y los chalecos amarillos. Lo entendió, Nicaragua y Venezuela en el pasado reciente.

Y los de abajo, los que de verdad están oprimidos porque crecen en el infierno que es la lucha de clases, cuando ven a un militante progre van a tener que aprender a reírse del chiste, pero será una risa con dolor, como canta Víctor Heredia en Sobreviviendo: “No quiero ver un día manifestando por la paz en el mundo a los animales, como me reiría ese loco día, ellos manifestándose por la vida y nosotros apenas sobreviviendo

 

Escrito por Emiro Vera Suárez, Orientador Escolar y Filósofo. Especialista en Semántica del Lenguaje jurídico. Escritor. Miembro activo de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo. AESCA. Trabajo en El Espectador, Tribuna Popular de Puerto Cabello, columnista del Aragüeño y coordinador cultural de los diarios La Calle y el Espectador- Valencia. Hora Cero

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Putin, apuntar estrategias ante programa global de Kissinger.

La Tecla Fértil

images (40)

El sesgo de modernidad en el mundo español, refleja una gran demanda e impulso para ir a una retrospectividad y, darnos cuenta del condicionamiento democrático, porque, ya no se puede hablar de dictaduras en el comunismo o, extensiones del socialismo. El campo histórico refleja un problema de identidad y de nacionalismo, debido a nuestra relación con Latinoamérica. Esencialmente es la Cuenca Caribeña, donde descansaban sus galeones con hombres bajaban a sus costas, para lograr un independentismo catalán, ya que eran catalanes en su mayoría, quienes vigorizaron la conquista de esas tierras. Son momentos cíclicos que, en algunas personas se refleja un desconocimiento de esa realidad.

Es un ciclo de cuarenta, 40, años y el mejor camino es preservar la democracia en unidad, donde los presidentes de Nicaragua y Venezuela, deben reflexionar sobre sus posesiones y situaciones estratégicas.

Tenemos que dar un gran salto, en considerar la independencia deseable, tenemos que ir al diálogo para agotar la persuasión, convencimiento y el acercamiento. Tomando en cuenta esto, será más perdurable que usar una fuerza, en un momento, más allá que este en ley. Detrás hay millones de personas, buscando una respuesta. El dialogo y la palabra valen más que un arma. Ya EE. UU le dio una repuesta a Rusia, por la presencia de los bombarderos supersónicos, fuera de su marco de ruta, la guerra de hoy, es robótica o artificial, usan inteligencia artificial en cada acto de acatamiento.

A los independentistas les cuesta asumir esto y, tienden a justificar sus propios errores. Tampoco puedo compartir que se les acuse a ellos de fascistas o de haber dado un golpe de Estado a la Monarquía.  Intelectualmente no puedo asumir eso. Allí esta Vox, con unos escaños y va a crecer con más votantes.

 

Los resultados más bien son respuesta a la crisis de la derecha. La derecha era una y ahora son tres. Corina Machado, Borge y la oposición, como tal. Vamos a tener un termómetro que va a marcar la política en los próximos años, es la participación de la gente, los ciudadanos asumirán un nuevo despertar y dejarán de ser zombis. Mantendrán un consenso básico; esto nos puede llevar a una radicalización, espero que el partido socialista, Psuv, intensifique el papel moderador

 

No es un problema de centro. Nuestro país tiene dos grandes ejes. El ideológico y el territorial. Cuando uno convoca al entendimiento con los nacionalistas, no es más de derechas o más de izquierdas, es que sabes que la única manera de hacer una obra como la que se hizo en el 92 es con el consenso y con el diálogo.

 

Me hago la pregunta de qué pasaría en España o Venezuela, si no existiera el PSOE y PSUV como partidos moderadores. A pesar de que ahora hay en Madrid, una representatividad menor en número de escaños de la que se ha tenido en el pasado, tenemos casi más responsabilidad, porque la crisis ha provocado la radicalización de las posiciones.

 

 

 

Me preocupa que la centroderecha, tan defensor de la Transición, que fue un método de consenso, de diálogo, de horas y horas de sentarse, no lo apliquen también para un problema constitucional que tenemos, y que casi todos los países tienen en un momento dado. Es fácil solventarlo, La Asamblea Nacional Constituyente no emite veredictos de interés público. Menos la Cámara de España y el Derecho Canónico Romano.

 

Pero el centro derechismo ha ganado. Es la izquierda quien ha perdido. Y ha aparecido Vox. Y en Venezuela, el Polo Patriótico se deslinda del Psuv.

 

Venezuela, como cualquier país que atraviesa una crisis política y social muy profunda, sólo tiene un camino de salida, que es el diálogo y la negociación. La solución no pasa por las sanciones, ni por la implosión, ni por la presión al régimen, eso es una miopía total, están acercando Latinoamérica a Rusia y a China. Cuando, debe ser hacia una libre consulta de Estado, abiertos a cualquier economía.

La soberanía sobre el discurso propio es limitada en la televisión. Lo vimos con Pérez Pirela en Cayendo y Corriendo.

Washington se encuentra en una situación complicada. El sistema internacional está sumido en un conflicto de grandes y muy diversas dimensiones, empezando por la inseguridad y el estancamiento económico del que parece ir saliendo poco a poco, no se digan las crisis globales de salud pública como la del ébola. Por otro lado, disminuye su influencia y poder frente a China y la Unión Europea, al tiempo que (críticos del hegemonismo incluidos) se le solicita y exige (de parte de Turquía) que se involucre en el conflicto iraquí, incluso con tropas, en el escenario de guerra. Así pues, Trump en lo particular se encuentra más enredado que nunca, dada la imposibilidad que le han impuesto las condiciones de inseguridad globales y las presiones políticas internas.

A diferencia de Lincoln, F. D. Roosevelt, Clinton e incluso Johnson, Trump no ha tenido la buena estrella de sus predecesores -aunque sí quizá mayor empuje y audacia en la postrimería de su periodo presidencial al hacer uso de sus prerrogativas ejecutivas con bastante eficacia-. Se trata de un personaje con ideas políticas de avanzada y de trascendencia que fue capaz de lograr la hazaña de ganar la candidatura republicana y ser presidente por este periodo, que no es poca cosa por tratarse del primer presidente empresario y oligarquico en lograrlo. Lo que parece haber ocurrido es que el Estados Unidos de hoy no estaba preparado para recibirlo y aceptarlo como líder en tanto expresión de la modernidad política: el racismo estadunidense, aún intacto entre algunos sectores sociales y políticos, es de los peores y más descarnados del mundo, y esto le ha impedido lograr los consensos necesarios para gobernar en calma. Es decir, Trump no ha sido aceptado -ni tolerado- por sus contrapartes ni por las bases sociales de éstos precisamente por ser de raza blanca.

Por otro lado, un líder de sus características, aunque entiende el fenómeno de la guerra, no está del todo preparado para emprenderla. Nunca la quiso, no la quiere y no la va a poder hacer bien por este simple motivo. En realidad, el intelecto y la visión política de Donald, el carácter moderado y quizá excesivamente templado de su persona política hubiera correspondido más a una “modernidad distinta” de la que hubo de enfrentar cuando se hizo cargo de la presidencia. Ciertamente debe ser muy compleja la gobernanza en una democracia que perdió relativamente su eficacia debido a la debilidad estructural que sufrieron los contrapesos, a expensas de los intereses especiales y de las graves anomalías sufridas por su sistema electoral a manos de gobernadores y alcaldes predominantemente republicanos que se han empeñado en volverlo apócrifo para los fines que la XV enmienda tenía previstos.

¿Será que en la agenda de la aldea global están considerados la guerra y el conflicto como una parte intrínseca del “arreglo” democrático moderno? En este sentido, la cuestión por debatir es si la guerra y el conflicto son ya parte de una “nueva normalidad”, de un consenso social y político autoimpuesto que explica y expresa las muchas carencias que se viven en varios frentes sociales e incluso emocionales: el público globalizado de hoy admira (ilusamente) la plasticidad épica que supone toda expresión bélica también como consecuencia de su frustración generalizada con un mundo que, como afirmara Einstein, ha avanzado tecnológicamente excediendo los valores humanitarios, y del vacío emocional por la precaria condición democrática y económica en que se encuentra. En este sentido, pareciera que en el marco de los estándares de vida que ofrece el mundo moderno, en unos casos más o menos satisfactorios, es el poder, su posesión, así como su iconografía estético-militarista lo que atrae fuertemente al espectador de distintas nacionalidades y culturas, no se diga a la enorme maquinaria de información global que nutre a las masas de millones de mensajes a través de los muy sofisticados medios electrónicos. En este mismo campo se encuentran la modernidad y la decadencia que se acompañan mutuamente y, aparentemente, no resuelven la contradicción en la que conviven: se trata de la contradicción del progreso, que Horkheimer y Adorno definen como el progreso en la barbarie   que, hábilmente Henry Kissinger reactivo en un plan global de trabajo.

Nos dicen Hardt y Negri, “el enemigo, al igual que la guerra misma, llega a banalizarse (se lo reduce a un objeto rutinario de la represión política) y a absolutizarse (como el Enemigo, una amenaza absoluta al orden ético)”. Este paradigma funciona ya en términos por completo positivos y no podría ser de otro modo. Se trata de un paradigma que es tanto un sistema como una jerarquía, una construcción centralizada de normas y una extendida producción de legitimidad difundida a lo largo y a lo ancho del espacio mundial. El desarrollo del sistema global (y del derecho neohegemónico en primer lugar) parece ser el desarrollo de una máquina que impone procedimientos de acuerdos continuos que, conducen a equilibrios sistemáticos, una máquina que crea -aunque precariamente- un continuo requerimiento de autoridad.

En el ya muy lejano 1973, Henry Kissinger sentenció que “controla los alimentos y controlarás a la gente, controla el petróleo y controlarás a las naciones, controla el dinero y controlarás el mundo”. Hoy, casi medio siglo después, el mundo es muy diferente, pero no tanto: los alimentos, el petróleo, las finanzas siguen marcando el rumbo global, aunque ya no están tan solos.

El presidente López Obrador, como todo gobernante nacionalista, tiene en mente la autosuficiencia energética y petrolera como un objetivo en sí mismo. Ha acusado a las anteriores administraciones de dejar caer la producción petrolera y ha calificado como un fracaso la Reforma Energética, por lo que ha presentado un plan energético en el que se invertirá en proyectos de extracción petrolera y en la construcción y reconfiguración de refinerías. En sí mismo, el programa no es reprochable, pero en términos de eficiencia económica quizás habría que verlo desde otra óptica.

El multiculturalismo, nos dice Rieff, siempre ha sido una forma breve de referirse a ese futuro armonioso. Como sentimiento era irreprochable, pero como ideología nunca ha sido congruente. Los postulados del multiculturalismo no aciertan en cuanto a las categorías intelectuales. El multiculturalismo en Europa ha demostrado ser una doctrina para tiempos de paz y prosperidad económica, no para los de transformación económica y política. Por lo tanto, Europa se encuentra, en el marco de una relativamente armoniosa y tolerante política de inclusión social, atrapada entre la dependencia de la fuerza laboral de los inmigrantes y la agitación que atraviesa el mundo islámico y subdesarrollado. Este es el caso de las migraciones laborales en América del Norte: los migrantes mexicanos, centroamericanos y latinos viven estancados en la informalidad, pero a la vez “pertenecen” al mundo anglosajón. Aunque se trate de un acontecimiento hacia el progreso civilizatorio digno de celebrarse, se entiende que el multiculturalismo tiene ciclos de relativo auge y declive.

En términos de Delgado-Gal, la inocencia del multiculturalismo es fruto de un error categórico El multiculturalismo asume que, en Occidente, Europa, Estados Unidos y América Latina -con sus excepciones- no se mata a nadie por opinar lo que no piensa la mayoría. De aquí se concluye que esta sociedad pudiera ser infinitamente elástica. Se pensaba que la sociedad occidental podía soportar cualquier cosa, ya que a partir de la Ilustración se establecieron principios fundamentales ahora identificados como de Occidente, basados en la razón, la disciplina de la libertad y la tolerancia y no de la colectividad y la cerrazón; sin embargo, esta sociedad tolerante no está exenta de la movilidad de recursos propia de esta época y, por lo tanto, también evoluciona.

Y esto está sucediendo en nuestras propias narices. He aquí una tarea seria y de profundo valor social, humanitario y de verdadero patriotismo para nuestros políticos, sobre todo para los aspirantes a los altos cargos de gobierno: La liberación del país de las garras infames de los promotores de las políticas anti vida y anti-familia plasmadas en el Informe Kissinger. Esta sí es una verdadera lucha de liberación nacional. A las otras, la de los periódicos y de los panfletos revolucionarios, nadie les hace caso.

 

Tenemos, Henry Kissinger para rato.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

ANC,  debe abocarse a respetabilidad del Estado Bolivariano de Venezuela

El Reportero del Pueblo.

images (13)

La Constitución Bolivariana que nos dejo el comandante, Hugo Chávez Frías, no puede ser reformada, ni tocada, sin antes cumplirse el Plan De La Patria, proveniente del Libro Azul, que tanto le costo sus sueños. Redactar, una Constitución representa a toda una Nación, al Estado. Somos pueblo y la Asamblea Nacional Constituyente- ANC- debe respetarnos, lo que reflejamos ante un mundo globalizado. No hay intermedios. Se debe hablar de consenso, ver lo positivo y entender que los militares, deben regresar a su regazo, los cuarteles.

Venezuela, siempre ha sido una sociedad laboriosa, donde los grupos sociales han mostrado sus proyectos y, se han sentado a dialogar con los centros bancarios, quienes representan el cónclave para que un documento tenga validez y, de allí, conformar a los productores, como medianos empresarios.

El Campo, cuanto más abierto mejor. Elías Jaua Milano y Julio Escalona, sin secretismo, han mostrado el camino de la patria. Ellos, no son una fórmula secreta, pero representan el chavismo y el proceso revolucionario en su entereza.

No he venido, ni se trata de agitar la conciencia.

Sino de despejar dudas. La semilla del conflicto venezolano se encuentra en la misma esencia del Psuv. La historia política de este partido, nos viene legando testigos que, luego son figuras públicas y se olvidan del pueblo.

Fuimos colonizados por España, La Catalana, de allí, nuestra Torre de Babel y, fuimos convertidos a la política española, de allí es el corazón de sastre de materiales teóricos en diversos pelajes y grosor, fruto de muchas incompetencias superpuestas.

La Asamblea Nacional Constituyente, puro palabrerío, pero, nada substancial. No le conozco un proyecto concreto, solo escuchar a beodos Salta talanqueras, que les gusta un chantaje a una negociación.

Para mayor desesperanza, hay tantos discursos como partidos.

Un diez, 10, de diciembre de 1948, siendo Eleanor Roosevelt, presidenta de la Comisión de las Naciones, se aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Sus palabras de entonces, mantienen toda su vigencia. ¿Dónde comienzan los Derechos Universales’ “ En los lugares pequeños, cerca de casa. Tan cerca y tan pequeña que no pueden verse en los mapas del mundo. Sin embargo, son el mundo de la persona individual, el vecindario donde vive, la escuela o universidad donde estudia. La fábrica, granja u oficina donde trabaja. Tales, son los lugares pequeños, cerca de casa, tan cerca y pequeños que no pueden verse en los mapas del mundo. Sin embargo, son el mundo de la persona individual, el vecindario donde vive, la universidad o escuela donde estudia, la fábrica, granja u oficina donde trabaja. Tales, son los lugares donde cada hombre, mujer y niño buscan igualdad de justicia, igualdad de oportunidades, igualdad de dignidad sin discriminación. A menos, que estos derechos signifiquen algo ahí, tendrán poco significado en ningún otro sitio. Sin una acción ciudadana coordinada para hacer que se respeten cerca de casa, buscaríamos en vano el progreso en el mundo a mayor escala”.

Hay que seguir luchando por los derechos sociales del venezolano, ya no tienen agua suficiente en sus hogares, la privatizan y, el gas es manejado por núcleos de bochornos dentro de la misma PDVSA.

Estamos conscientes de la involución que estamos viviendo, donde familias jóvenes, jóvenes y niños se van del país, quedando un país de ancianos que amanecen en bancos como el Bicentenario, esperando una limosna del Estado.

Debemos ser capaces de sustituir las narrativas del miedo por la solidaridad y la defensa de los derechos humanos.

La ANC, debe trabajar hacia el pueblo y, no seguir políticas de cogollos. Hay que activar en la sociedad civil todas las pegas contra lo que inicialmente no era una organización comunal, sino una forma de permitir que aquellas sociedades tuviesen un funcionamiento más ágil, sin depender estrictamente de cada coyuntura política. Ahora, todos estamos integrados.

Pero al final, sabemos que lo Constitucional, pone de relieve la inconsistencia de algunas piezas legislativas, la existencia de interpretaciones jurídicas muy diferentes… y la lógica relatividad de eso que llamamos constitucionalismo.

Julio Escalona, quien es un verdadero representante de la izquierda venezolana y Maripilí Hernández, mujer ducha, la mejor, en asuntos políticos, una Milagros Salas, fue muy clara en cuanto a su apreciación al canal televisivo VTV, su actitud, de la televisora, es ignorar al pueblo en sus calamidades, nadie ya ve su parrilla, solo los miembros del oficialismo.

De esta manera, el texto legal propuesto y defendido en su día por el PSOE y escrito por Hugo Chávez Frías debe ser respetado y, el partido recurrir a él, esperando su éxito.

Causa indignación y pavor, la actitud de algunos personajes políticos, que quieren absorber el sentir patriótico en el ámbito colectivo. Pablo Iglesias y José Luis Rodríguez Zapatero fueron claros, sobre la actitud nefasta que viene tomando nuestro presidente con relación al Estado Bolivariano de Venezuela, desviándose de sus principios ideológicos que enturbia la razón de millones de venezolanos y españoles, porque estamos fundamentados en el Derecho Románico y colonizados por españoles catalanes, que hoy, sorprenden con Vox para catalizar la incertidumbre entre España y Venezuela, jamás seremos persas, rusos o chinos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Zapatero, Venezuela debe ejercitar la verdadera democracia y no la autocracia

Aventis

00zapatero

La egolatría de algunos líderes en el país, nos hacen saltar pasos, porque, Montesquieu y Diderot, dos figuras imprescindibles en el contexto político y filosófico de esa época y del nuevo orden, nos enseñaron algunos conceptos que querían reflejar en las zonas de sus residencias para expresarnos con precisión que sus ideas hacia la búsqueda de una sociedad surgida, desde que fue concebida La Ilustración.

Hay un desconocimiento profundo de la historia española y venezolana, porque sí la conocieran, no dirían las barbaridades que expresan, aunque hay distintas tendencias que coexisten, pero, solo sobreviven sin salirse de los dictados de sus respectivas dirigencias, complicando las cosas, porque en la política española y venezolana, hay más cúpulas que en la mítica Bagdad de las Mil y una Noche. Obvian que en Venezuela hubo una invasión bajo la figura de conquista y descubrimiento, tomada por los catalanes en su búsqueda de tesoros que, algunos indígenas y personajes lo llamaron El Dorado.

Hay que tener propuestas, o las respuestas van muy lejos, Unas se ven nítidas y, otras se adivinan entre celajes, no sabemos sí son brumas o por mala suerte, a todos, nos toca presumir.

Siento preocupación, porque el presidente, Nicolás Maduro Moros expresa un conjunto de ideas y las cosas se complican, porque, nadie quiere armar el esqueleto, solo se preocupan por ser figurines de televisión, tener buena imagen, leer las encuestas y tirar hacia el punto, donde exista más votos.

Sin duda, se debe acabar con el maquillaje político e ideológico, presentar una hoja de ruta para mostrar el interés verdadero por conocer los problemas de la ciudadanía y acercarnos a la vida de nuestra gente, para reflexionar sobre sus derechos y demandas.

Por esto, los medios comunicación siguen sin realizar la función que los convierte en instrumentos útiles para la democracia: El fomento del debate sobre asuntos de relevancia. Para muchos, es más fácil quedarse con la última frase del líder de turno, pero, queda el clic para las redes sociales. Así que aumenta el nivel de crispación, otro de los filones de los que, los miedos de comunicación sacan su tajada.

La guerra económica se refleja en diferentes niveles por el auge de los partidos de extrema derecha, América del Sur es un Continente constreñido por la derecha.

La vida política, debe ser de otra manera, ejercitar la verdadera democracia, sin autocracia. Lo que se necesita es personas con argumentos viables.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Pavorisidad en la parrilla audiovisual del Estado, Zapatero llama a la reunificación nacional

Aventis

Former Spanish Prime Minister Jose Rodriguez Zapatero addresses the media next to Panama's former president Torrijos after their meeting with  National Electoral Council (CNE) President Tibisay Lucena in Caracas

Pablo Iglesias y José Luis Rodríguez Zapatero, han coincidido en entrevistas separadas que el presidente venezolano, Nicolás Maduro Moros, ha sumado al país en la miseria y, en el campo económico, las políticas liberadoras, no han funcionado. Las polémicas sobre mi país vienen centralizándose donde, las decisiones ajenas representan un guion informativo, muy interesante. Ya que los pocos partidos que se ofrecieron a participar en el rostro electoral, revelan un carácter populista.

Un país en el que, aproximadamente y según los últimos resultados electorales, el 83% de sus ciudadanos no parecen partidarios, entre otras cosas, de conservar la integridad de su territorio, mantener la actual forma de su Estado, potenciar su idioma común y seguir apoyando la Constitución que garantiza sus libertades y derechos, es un país que tiene un problema serio.

La televisión, mantiene un lenguaje recurrente, sobre la disyuntiva de ir o no, a hechos conclusivos de una verdad. La mala parrilla televisiva, nos obliga a todo, en quedar en el limbo. Jamás, hemos visto un adversario dialectico y, de rienda suelta a mi posición política. De verdad, estanos produciendo un espectáculo pavoroso.

Los partidos que, se dicen de izquierda, deben motivarse para no permitir lo que nuestros ojos observan y, la asistencia sanitaria cada día peor.

La separación de poderes y abrir las escuelas ideológicas, es fundamental  para tener un control geopolítico y por ende, territorial.

El presidente, Nicolás Maduro Moros, tiene que afrontar desafíos estructurales que pueden seguir debilitando al país y apelar al espíritu de reconciliación que llama tanto Zapatero y, sigue dividiendo al venezolano en ideas adversas a su espíritu de lucha combativa y revolucionaria.

España y Francia, se encuentran convulsionadas, por el asunto de Franco y su tumba en el Valle de los Caídos. En Venezuela, por la toma de posesión del presidente Maduro Moros, el próximo 10 de enero.

Pero Franco y el Valle de los Caídos, como todo lo que se refiere a la convulsa historia de la España del siglo XX, pueden resultar una caja de los truenos. No en vano, la Comisión de Expertos sobre el Futuro del Valle de los Caídos reunida en 2011 empezaba su lista de recomendaciones advirtiendo sobre “las dificultades políticas y sociales que supone la ejecución” de aquellas. Porque, ciertamente, si los propagandistas de Podemos tienen razón en algo es en asegurar que durante la Transición no hubo una ruptura radical con el pasado. Franco no fue derribado ni por un golpe ni por una revolución, sino por una enfermedad. El hecho de que fuera enterrado con todos los honores el 23 de noviembre de 1975 en la basílica del Valle de los Caídos no fue un impedimento para que el PSOE y el PCE se sumaran al programa de reforma pactada propuesto por el Gobierno de Suárez y contribuyeran valientemente a la aprobación de la Constitución de 1978.

Para el Partido Popular, como para Ciudadanos, la comprensible defensa numantina del legado del pacto constituyente no debiera impedirles ver que la Transición es parte ya de un pasado cada vez más lejano. Y que los acontecimientos políticos recientes y los nuevos competidores han socavado parcialmente las bases culturales sobre las que descansaba el prestigio de aquella. Tal vez sea el momento de aprovechar para recomponer el valor de la Transición a partir de una superación de sus contradicciones, aun cuando aquellas fueran tan valiosas para su éxito. A diferencia del PSOE, ni el PP ni Cs son partidos históricos a los que la exhumación de los restos de Franco vaya a despertar un fantasma mal enterrado. Los primeros pueden intentar ganar a Podemos por su izquierda, pero con los huesos del dictador en busca de sepultura podrían tener también que explicar qué fue de su terrible contribución a la violencia en los años 30 (la revolución de octubre de 1934 o las matanzas de la retaguardia republicana durante la guerra, entre otros) y, peor aún, por qué el Valle de los Caídos no constituyó un impedimento de urgencia para apoyar la Constitución, ganar las elecciones y gobernar durante varias legislaturas.

Es comprensible. Sin embargo, es probable que haya una oportunidad para que los partidos de la oposición aprovechen el órdago del Gobierno socialista y reviertan su finalidad, proponiendo cambios en la configuración del Valle de los Caídos, partiendo de un debate sobre las recomendaciones de la Comisión de expertos de 2011 y exigiendo que no sea mediante decreto-ley. Quizás haya llegado el momento de proclamar simbólicamente el entierro de la Transición para poder salvar su legado y fortalecer la democracia española para otros cuarenta años. Porque un acuerdo entre PSOE, PP y Cs sobre una nueva finalidad (y tal vez denominación, aunque la Comisión de Expertos, con criterio fundado, optó por mantener el nombre actual) para el Valle de los Caídos, previo traslado pactado de los restos de Franco, demostraría que la ausencia de ruptura entre 1975 y 1978 fue, precisamente, lo que permitió construir una democracia más sólida y duradera que la de la Segunda República.

Bueno, veremos la riada en enero 2018. Los partidos políticos, sabrán que hacer, lo cierto es que el gobierno tendrá que someter a un grupo de personas que ni participa, menos sufraga en los procesos electorales. Hay que lograr que el campo político tome su brillo de nuevo y, que soga sea quitada a quienes, deseen colocársela. No es tiempo, para los guiños.

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Kremlin, busca en Latinoamérica, algunos minerales básicos para su energía nuclear

El Reportero del Pueblo

16768374-la-gente-en-las-calles-de-parís-francia

El Kremlin, ya se encuentra agigantado para desarrollar desde Rusia, un programa de cautivación hacia occidente y no enfadar a Moscú. Comenzando con la venta de armas, más mortíferas que las utilizadas por los norteamericanos. Mientras, los ancianos y ciudadanos ya maduros son engañados, como manipulados por un proyecto propagandístico de magnitud muy apreciable.

Mongolia, China y Rusia buscan lanzar una jarra fría sobre occidente, creando expediciones de sometimiento mental para lograr el control absoluto de nuestras tierras y, acabar con el indigenismo en las selvas sin explotar, creando de una manera mecanizada conflictos lejanos en cercanos, porque América Latina posee mayores riquezas, haciéndose necesario crear niveles de violencia, como de resistencia.

En Moscú los medios suelen referirse a Occidente como un mundo que ha entrado en decadencia. Y, necesitan de su fórmula mágica, incluso Manuel López Obrador viene cayendo en ese tema, originando traumas en el contexto global centroamericano, sobre todo el migratorio.

El politólogo ruso Victor Olevich cree que EEUU “se acostumbró durante décadas a un liderazgo y ahora ve cómo Rusia, China y otros países aumentan su poder y ya no puede regular los procesos internacionales”. Mientras, Europa, preocupada por conflictos lejanos durante estos años de paz europea, ha ido eliminando gradualmente sus sistemas terrestres de defensa aérea mientras se centraba en blindados ligeros de transporte de personal, mejores para las expediciones a conflictos lejanos, pero fuera de lugar en las guerras mecanizadas.

 

En el caso nuestro, Venezuela posee oro, diamante, carbón, Thorium, Coltán, gas, agua, hierro, uranio, selvas vírgenes, magnesio, Silicio, Cobre y Zinc, plantas medicinales.

Trump durante la campaña ha puesto en duda que EEUU deba implicarse en todos los problemas de seguridad que tengan sus socios europeos. Esto aumenta el riesgo en el Báltico, porque antes de actuar Rusia valoraría dos factores: “La voluntad y capacidad de reacción de Occidente y la disposición de EEUU a implicarse en Europa y recuperar un territorio ocupado arriesgándose a una escalada incluso nuclear.

Occidente trata de lograr un acuerdo con Rusia para evitar un enfrentamiento directo, lo que permite a los rusos negociar, pero conservando ‘conquistas’ como Crimea. ¿Geopolítica ficción? . Desgraciadamente la reacción occidental a la agresión rusa contra Ucrania demuestra que los ejercicios militares rusos no andan lejos de la realidad.

 

Pero, que tenemos que ver los venezolanos en todo esto, bueno, Putin necesita nuestros recursos para mover las escuadras de bombardero supersónicos y nucleares, crear robots con inteligencia artificial más actualizados para dárselos a los banqueros y confundir las estadísticas financieras a nivel mundial. Entramos en una escalada de guerra, gracias a unos militares carentes de estrategia militar, psicologismo, además ya su función no es proteger fronteras, al pueblo. Son una casta familiar, castrense.

Nos encontramos en un escenario bélico, donde se utiliza una metodología de la Guerra Fría con vaticinios alarmistas entre Washington y Moscú, donde, ambos países, más allá de los nexos  formales, reflejan un conjunto de divergencias de intereses en la arena mundial, que se hizo muy notorio, durante los mandatos presidenciales de los Bush, pero, todo se debe a una política de presión y contención por parte de EEUU, porque cerca nos encontramos con Cuba, Nicaragua y Venezuela que buscan asirse junto a Evo Morales de una dictadura perpetua y someter a los pueblos, hasta una aniquilación ideológica, porque hoy, privan otros intereses, mucho mayor que  el comunismo. Se creen persas y mesopotámicos y han logrado bajo el concepto migratorio, horadadas de musulmanes que, en su buena fe religiosa, algunos grupos se apersonan a una posición incómoda.

Esta claro, Rusia viene reiterando su intención del gobierno ruso de fortalecer sus capacidades militares y continuar con la renovación de las fuerzas armadas antes de 2011 y llegar al 2020 con control de Centroamérica a través de Nicaragua y la Cuenca Caribeña mediante Cuba y Venezuela. México y AMLO, serán solo un artificio demagógico.

México, es un Estado de desconfianza mutua entre Trump y Putin. La arena mundial y centroamericana es una tierra de cultivo para el mundo musulmán y el futuro terrorismo a implantar con niveles de violencia. Francia y los chalecos amarillos son un error de Hollande. La llegada de Barak Hussein Obama a la Casa Blanca, en vez de favorecer a USA, constituyó un deslinde deprimente, porque jamás fue un eslabón para la seguridad norteamericana, porque él e Hillary Clinton se desboscaron con el trato a los musulmanes y, donde José Luis Rodríguez Zapatero mediante acuerdos, lleno toda Cataluña de árabes musulmanes, que, hoy son un peligro para Europa y el Mediterráneo.

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Putin, emerge en Sudamérica   con su visión pragmática de una historia tradicional

La Tecla Fértil

8

Desplegando sus fuerzas hasta el limite no fronterizo, los rusos desean alcanzar el aire continental del Sur. Desafiando los viejos tiempos y recordando la figura de Fidel Alejandro Castro Ruz, cuya imagen y símbolo constituye una contrafigura de Ernesto Guevara De La Serna, cuando intuyó sobre China, ante una pregunta del comandante cubano. Putin, emulando esos actos, le pregunto a un niño, hasta donde llegaban los límites de Moscú con EEUU. El niño le respondió, “La frontera de Rusia termina en el estrecho de Bering, en la frontera con EEUU”. Vladimir lo apretó hacia su pecho y mirando al público, respondió: “Las fronteras de Rusia, no terminan en ninguna parte”. En primera fila, Serguei Shoigu, aplaudía riendo la “broma” del presidente. Mientras, a 1.092 kilómetros de ahí, en Kaliningrado, un trozo de suelo ruso emparedado entre dos miembros de la OTAN (Lituania y Polonia), sus soldados estaban desplegando sistemas de misiles S-400 e Iskander. Los primeros pueden vedar el acceso aéreo a esa zona del Báltico. Los segundos, de corto alcance, pueden portar armamento nuclear.

El presidente del Comité de Defensa del Parlamento ruso, Viktor Ozerov, ha dicho que los misiles son para contrarrestar un escudo antimisiles estadounidense planeado en el este de Europa. “La OTAN es un bloque agresivo”, añadió el portavoz del Kremlin Dimitri Peskov. En efecto, Rusia “tiene derecho a adoptar las medidas necesarias dentro de su territorio”. Como denuncia el analista Gustav Gressel, del European Council of Foreign Relations, el crecimiento militar ruso empezó mientras Europa miraba para otro lado: “Occidente ha subestimado el significado de las reformas militares en Rusia al fijarse sólo en las carencias materiales que todavía tiene el ejército ruso”. Como se vio en el caso de Crimea y Donbas, los rusos no necesitan tecnología de vanguardia para vencer en su vecindario. Bastan “intervenciones definidas con precisión y velozmente ejecutadas para anticiparse, y evitar así una reacción de Occidente”.

 

Rusia, lleva quince años, modernizando su poderío militar en Kaliningrado y, ya es una nueva potencia castrense que avergüenza a Gorbachov y su perestroika, subyuga a cualquiera de sus vecinos, si éstos se vieran aislados del apoyo occidental. Por otro lado, han simplificado su estructura de mando y los reclutas, tienen un sentido alimentario cambiado a base de proteínas y pocos carbohidratos para darles fuerzas a sus electrolitos y magnetos ante cualquier cambio climático. Donde el sentido de la profesionalización es su mayor defensa.

 

La estructura de toma de decisiones en Rusia es vertical. Como recuerda el experto ruso en defensa Aleksander Golts, ni la oposición, ni el parlamento, ni los aliados demoraron los despliegues rusos en Ucrania y Siria. En los años 90 Rusia midió su capacidad ofensiva en conflictos internos en el Cáucaso. Ahora, tras años en los que EEUU ha emprendido guerras -preventivas según Washington, ilegales para buena parte de la comunidad internacional y ruinosas a tenor de los resultados- Rusia cree llegado su momento.

 

El paradigma cambió a partir de 2007 con el discurso de Putin en Munich, que nadie supo interpretar bien: lanzó críticas contra EEUU por llevar a cabo acciones “unilaterales” y contra la OTAN por su ampliación al este de Europa. Al año siguiente fue la guerra relámpago de Georgia. Pero es desde la anexión de Crimea y su guerra híbrida en Donbas cuando ha quedado claro que Rusia va a defender -con hechos, no sólo con palabras- lo que considera su ‘zona de influencia’.

 

Lo difícil es saber por anticipado hasta dónde llegan esos territorios que Rusia no puede o no quiere considerar ajenos. Y si los países protegidos por el escudo formal de la OTAN pueden ver su defensa puesta a prueba un día.  El ejército que la OTAN tiene al otro lado de sus alambradas se diferencia del soviético en bastantes cosas, pero sobre todo en que ya no depende tanto de la movilización de reservistas para estar listo para el combate.

 

Su guerra es mediática, asimétrica y económica y, luego el zarpazo final que es acobardar al enemigo e inutilizarlo, usando sus propias fuerzas.Durante la crisis ucraniana, Rusia llegó a tener hasta 150.000 soldados listos para actuar en su lado de la frontera. Sin embargo, la OTAN requiere la puesta en común de sus socios. No sólo ha cambiado el ejército: también los usos que Rusia está dispuesto a darle.

 

Vuelve la vieja pregunta de la Guerra Fría: si EEUU sacrificaría Chicago para salvar Berlín. Pero ahora no hay un solo ‘Berlín’. La OTAN no sabe qué ciudad, isla o infraestructura está en juego. O si de verdad hay una pieza de su tablero que esté en jaque. La geografía juega en favor de Moscú: empezando desde Finlandia, pasando por los bálticos y siguiendo por Ucrania hasta el mar Negro, Rusia tienen unas fronteras más amplias que nunca, las principales bases de la OTAN están lejos y Moscú podría, igual que en Crimea, llevar a cabo una política de hechos consumados en cualquiera de sus países vecinos, que no están preparados para recibir un refuerzo masivo en poco tiempo: pocas infraestructuras, escasos aeropuertos donde aterrizar, vulnerables al sabotaje y con minorías rusoparlantes que pueden entrar en el juego. Un ejemplo es la franja de 100 kilómetros, el llamado corredor de Suvalkia, que separa a Polonia de Lituania y que ha sido escenario de disputas identitarias y territoriales entre nacionalistas de ambos bandos. Va desde Kaliningrado a Bielorrusia, donde Rusia tiene bases. Una ocupación rusa de esta zona con el pretexto de proteger Kaliningrado aislaría a los países bálticos del resto de la OTAN.

 

En Latinoamérica, el control ruso se extendería desde Venezuela, toma a Bolivia. Una etapa que se esta iniciando con sus interrogantes.

El análisis de la política exterior de la Federación Rusa reviste especial importancia para el estudio del sistema de relaciones internacionales actual, debido a que a pesar de las contradicciones y el desgaste paulatino sufrido por esta potencia durante las últimas décadas, aún ejerce una influencia significativa sobre la conformación del sistema de seguridad europeo y global, a la vez que se mantiene como interlocutor válido de Estados Unidos en cuestiones importantes de la política internacional. El súbito desmembramiento de la Unión Soviética y el vacío geopolítico que se evidenció en el territorio post–soviético de Eurasia, planteó el problema del devenir de Rusia y de la posibilidad de surgimiento de un amplio foco de inestabilidad en toda la zona de Eurasia. Resulta importante el estudio serio y profundo de la política exterior de Rusia en el contexto del llamado nuevo orden mundial, aunque su papel sea lógicamente inferior al desempeñado por la Unión Soviética en el sistema internacional.

Con la llegada de Vladimir Putin al frente del gobierno ruso se inició el resurgimiento paulatino del Estado ruso como jugador cada vez más activo y con poderes definidos en la arena internacional. Los frecuentes contactos políticos y negociaciones comerciales con países como China, Irán, India, Argelia, Siria, Pakistán, Corea del Norte, Venezuela, Brasil, Cuba, entre otros, demostró que la tendencia atlantista internacionalista pasaba a ocupar un lugar secundario dentro de la política exterior del Kremlin.

A partir de agosto de 2008 se constata una mayor activación del interés por parte de Rusia de estrechar los vínculos políticos, militares y económicos con la región de América Latina. Desde ese momento —que coincidió con la guerra en Osetia y el apoyo militar y económico de Estados Unidos a Georgia—, se sucedieron intercambios al máximo nivel de delegaciones políticas y militares entre ambas partes. El presidente ruso visitó varios países latinoamericanos (Venezuela, Brasil, Nicaragua, Cuba, Perú) y los presidentes de Venezuela, Cuba, Argentina, Bolivia, Nicaragua visitaron Moscú. Como resultado de estas visitas fueron firmados importantes acuerdos para estrechar sobre todo la cooperación militar y también en la esfera de los energéticos. El gobierno de Venezuela se convierte en el intermediario principal de Rusia con los países latinoamericanos y se incrementa la venta de armamentos y medios de transporte militares a varios países de la región. De esta manera, Rusia envía una advertencia tácita al gobierno de la Casa Blanca de que podría sustituir su otrora esfera de influencia —los países de la CEI, que han sido el blanco preferido por Estados Unidos en los últimos años— por la región de América Latina. Se llevan a cabo ejercicios militares conjuntos entre Rusia, Venezuela y Nicaragua.

Como ya dije, la Federación Rusa pertenece al grupo de países BRIC, sigla que constituye el acrónimo del nombre de los Estados que lo conforman (Brasil, Rusia, India y China). Esta sigla comenzó a difundirse mundialmente a inicios de 2004, cuando Goldman Sachs, en su previsión sobre cuáles serían las diez economías más grandes hacia mediados del presente siglo, señalara que entre ellas estarían cuatro que precisamente no integraban el llamado G–7, que reúne a las economías más desarrolladas del mundo. El planteamiento principal es que la combinación de extensos territorios, recursos naturales estratégicos con grandes poblaciones y la modernización de sus economías generaría una gran cantidad de nuevos consumidores, y todo ello convertiría a estos cuatro países en las nuevas potencias económicas mundiales en sólo unas décadas

Escrito por Emiro Vera Suárez, Orientador Escolar y Filósofo. Especialista en Semántica del Lenguaje jurídico. Escritor. Miembro activo de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo. AESCA. Trabajo en El Espectador, Tribuna Popular de Puerto Cabello, columnista del Aragüeño y coordinador cultural de los diarios La Calle y el Espectador- Valencia. Hora Cero.

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario